Episodio 7 – Adoptando una gatita en Costa Rica

Hola, hola, bienvenidas, bienvenidos y bienvenides a un episodio más de Piece of Queque.
Eso que acaban de escuchar es el nuevo jingle del podcast, y queremos agradecer públicamente a Nela Ruiz que creó este intro chívisima especialmente para Piece of Queque.
En el episodio de hoy les voy a contar mi historia adoptando a una gatita en Costa Rica.
Para quienes no me conozcan yo soy David, soy nativo del idioma español y en este podcast hablamos de todo un poco, cuento historias, cuentos, hablo de cultura (sobre todo de la mía) y de mi idioma y esto lo hago para ayudar a personas que están aprendiendo español. La transcripción del episodio es gratis y pueden encontrar el enlace abajo en la descripción.
Estamos en Instagram, TikTok, Twitter, Patreon y Facebook como Piece of Queque.

Esta semana estuve organizando algunos archivos en la computadora y me encontré con fotos viejas, entre estas fotos había algunas de mi gata. Creo que no les había comentado que tengo una mascota, pero a quienes veo más seguido en clase posiblemente ya la conozcan, se llama Phoebe y es mi gatita. Le digo gatita por cariño, el diminutivo en español puede significar tamaño o también amor o cariño.
Cuando me encontré con estas fotos me dio un poquito de nostalgia y pensé que iba a ser bonito contarles aquí en Piece of Queque la historia de cómo Phoebe y yo nos convertimos en familia.

En latinoamérica es muy común que las personas tengan mascotas en casa, un amigo que conocimos en CouchSurfing y se hospedó en nuestro apartamento  nos comentó que había mascotas en todos los lugares donde se hospedó durante su viaje por latinoamérica  (lo decía como algo bueno, algo que le gustaba), y pienso que es algo cierto, la mayoría de las personas en mis antiguas escuelas y en mis antiguos trabajos tenían o tienen mascotas.
Recuerdo que de niño en mi casa tuvimos varios perros, algunos conejos y una tortuga, pero nunca tuvimos un gato. Aunque mi abuela tenía gatos y yo pasaba mucho tiempo en casa de mi abuela.

Cuando comencé a trabajar y a vivir solo quería adoptar una mascota, pero pensaba en adoptar un perro porque ya sabía cómo era tener perros, y es el primer animal en el que piensa la mayoría de las personas. Aunque también tenía la idea de tener un gato, y aunque era una experiencia un poco desconocida para mí, me resonaba mucho más en la cabeza la idea de tener un gato que la idea de tener un perro.

En mi primer trabajo teníamos gatos en la oficina, una experiencia que me gustó mucho. Llegaban a sentarse en mis regazos para pedir cariño y ronroneaban, me ayudaban mucho a reducir el estrés.
Mis compañeros de trabajo también tenían gatos, entonces escuchaba todas sus experiencias con los michis (michis es una forma de decirle a los gatos o mininos, también les decimos mininos) entonces todo eso ayudó a que mi idea de adoptar un michi creciera cada vez más.

Les estoy contando algo que pasó hace aproximadamente cuatro años, cuando tomé la decisión de adoptar un michi, comencé una busqueda y entré a muchos grupos de adopción en Facebook. En Costa Rica también son muy comunes los grupos de Facebook para comprar, para vender, para adoptar, para alquilar y para rentar, hay un grupo para casi todo.
Recuerdo que era un sábado de junio y en la mañana me puse en contacto con una chica que estaba dando en adopción unos gatitos y destacaba una gatita que se veía súper tierna, como “cute”, muy tierna. 

La chica y yo nos pusimos de acuerdo y por la tarde llegó a dejar a Phoebe a mi apartamento. Es usual que las personas en estos grupos pidan más información o quieran conocerte para saber que el animal va a estar en buenas manos.

Me entregó a Phoebe, hablamos por unos minutos y se fue. Entré rápidamente porque estaba lloviendo y Phoebe estaba muy asustada. Cuando entramos Phoebe se escondió detrás de uno de los muebles de la cocina y no pude sacarla de ahí hasta la noche, cuando ella  ya tenía sueño y buscaba un lugar más calientito para dormir. Desde esa noche duerme conmigo, bueno la mayoría de las noches y algunas veces yo intento dormir mientras ella corre y juega por toda la casa.

No tuve que pagar por adoptar a Phoebe, solamente tuve que encargarme de los procedimientos y tratamientos en la veterinaria como vacunas y la castración. Además de comprar las cosas básicas necesarias como su caja de arena, el alimento y más juguetes. 

Hay personas que lucran con la reproducción de sus mascotas, pasa sobretodo con mascotas de algunas razas. Estas personas tratan a sus mascotas como si fueran una fábrica de cachorros. En lo personal no estoy de acuerdo con la compra y venta de animales son seres vivos que hay que tratar con respeto, por eso los invito a que si quieren una mascota adopten no compren.

Cuando Phoebe estaba pequeña hacía bastantes travesuras, una vez se robó el almuerzo de mi compañera de apartamento: mi compañera estaba empacando su comida por la mañana y Phoebe aprovechó el primer descuido para tomar un pedazo de pollo del recipiente que había en la mesa.
También se comía mis suculentas y mis plantas; y más de una vez le dio un susto a los vecinos porque entraba a su casa sin permiso. 

Ahora que está más grande es un poquito más tranquila. Aunque le sigue gustando comerse algunas plantas y visitar a los vecinos.

Antes vivíamos en un tercer piso y el apartamento no era muy espacioso, ella no tenía muchos lugares para jugar y por el aburrimiento a veces rompía cosas en la casa. Por eso teníamos que sacarla a pasear con una correa para que liberara energía, sí con una correa tal como se sacaría a pasear a un perro. No sé si en sus países es algo común, pero en Costa Rica se me quedaban viendo como si estuviera loco (bueno un poquito loco sí estoy) incluso los niños se reían al ver un gato con complejo de perro. En nuestro nuevo apartamento Phoebe tiene mucho más espacio y más lugares para poder jugar y divertirse, ya no es necesario sacarla a pasear con la correa.

En su corta vida Phoebe ha tenido que adaptarse a lugares, ambientes y personas diferentes, por eso ha desarrollado una habilidad bastante efectiva para comunicarse con los humanos y de alguna manera siempre logra llamar la atención de las personas. Cuando amistades han venido a cuidarla porque estoy de viaje o fuera de la ciudad han comentado que en efecto ella fue capaz de decirles todo lo que quería: comida, agua, salir a tomar el sol, etc. 

En episodios anteriores les he comentado que me encantaría hacer un viaje por distintos países al estilo de Xino y Xano, y pienso que por la habilidad de adaptación de Phoebe no sería tan difícil hacer un viaje de estos con ella (aunque creo que debería de intentar un viaje dentro del país primero para ver cómo se comporta). Xino y Xano es un canal de YouTube de Eva de España y Carlos de México, hicieron un viaje de 5 años por América Latina, salieron de México, llegaron a Argentina y luego regresaron a México. Todo esto lo hicieron por tierra, viajando con 3 gatos. En las transcripción les dejo un enlace a su canal para que puedan conocer un poquito de Latinoamérica.

Ahora quiero tomar una pausa para recordarles que nos pueden seguir en las redes sociales como instagram, facebook, twitter, TikTok y para invitarles a que se suscriban en la plataforma que me están escuchando como en Spotify, Apple Podcast, Amazon Music, estamos en la mayoría de servicios de streaming, incluso en YouTube y SoundCloud. 

Y si dejan un comentario o un like ayudarían mucho a que este proyecto pueda llegar a más personas.

¡¿Saben?! Ahora siento que Phoebe y yo estamos en un momento muy bonito en nuestra relación mascota – humano, humano – mascota, porque tenemos cuatro años de conocernos. Eso es un montón de tiempo para saber qué le gusta a ella y cómo se comporta en distintas situaciones. Al final es el humano el que más debe adaptarse a su mascota. Ya sabemos cuál es su comida favorita y cuáles de nuestros alimentos tenemos que cuidar en cocina para que ella no se los coma.

Hace poco nos pegamos un susto muy grande, Phoebe estaba explorando el apartamento y se cayó a un lugar donde no podíamos llegar, fue una caída bastante alta. Estuvimos por horas intentado rescatar a Phoebe, nuestro vecino Antonio nos estuvo ayudando pero fue imposible, estábamos lanzando una caja con una cuerda pero Phoebe no quería entrar a la caja para se levantada.
Esa noche llamamos a los bomberos para que nos ayudaran pero Phoebe había caído en una propiedad privada y los bomberos no quisieron entrar a rescatarla. Incluso llegaron algunos oficiales de policia, que tampoco quisieron ingresar al lugar. A esto le sumamos que era el inicio de la pandemia y había algunas restricciones, no se podía conducir de noche y el dueño de la propiedad vivía muy lejos, no podía enviar las llaves tampoco, estábamos maniatados . La única solución era esperar al día siguiente para poder tener las llaves y entrar por la puerta del frente.
Esa noche bajamos con una cuerda comida y una cama para Phoebe, que tuvo que dormir afuera. Maulló durante toda la noche y apenas si pudimos dormir por la preocupación.

Al día siguiente pudimos entrar y rescatarla. Estaba un poco golpeada y caminaba unj poco extraño renqueaba o cojeaba. Después de una revisión y un chequeo pudimos estar tranquilos, solo eran unos golpes y moretones. No había huesos ni dientes rotos.

Hay otro montón de historias de Phoebe que podría contarles, pero ahora quiero preguntarles: ¿tienen mascotas? ¿cuál es una experiencia divertida que tienen con una mascota? 

Pueden enviarme sus respuestas por medio de instagram, facebook, twitter, Tik Tok, por medio de correo electrónico o por el sitio web pieceofque.com. Envíenme un mensaje para poder conocerles a ustedes que están del otro lado.

También comentarles que en Patreon pueden acceder a contenido exclusivo, ahora pueden encontrar los “Bocaditos” que son episodios cortos especiales. En los “Bocaditos” hablamos más de gramática con ejemplos y temas  que pueden ser controversiales o un poquito más picantes.
Y bueno eso todo por este episodio, muchas gracias por haber escuchado.

Yo soy David y esto fue Piece of Queque.
¡Chaito!

Ver en Instagram

Un comentario en “Episodio 7 – Adoptando una gatita en Costa Rica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: