All by myself (…but in a good way) – Ñapa

*This text was originally sent on August 02, 2022 via email through our Ñapas, a biweekly magazine that we send to subscribers via email. If you want to receive the Ñapas you can subscribe at this link.

Translation not available.

ÑAPA:

Recién bañado, generalmente en las noches, el pedido del restaurante que haga entregas a domicilio a altas horas de la noche está listo para ser devorado (porque ella no encuentra gozo en eso de cocinar), una botella de vino del barato, la luz tenue de una vela que ya está en sus últimas funciones, música, ¡siempre música! y la cantidad mínima de ropa es todo lo que, para mí, se necesita para una cita con mi persona favorita: ¡Yo mismo! Yo soy mi persona favorita. 

Cuando David y Alejandro me preguntaron si quería escribir para Piece of Queque, dije que sí, pero en realidad no entendía por qué yo, y tampoco entendí por qué dije que sí; ¿Será que les doy vibras de Carrie Bradshaw?, de ser así, no podrían estar más equivocados, porque soy bastante más como Samantha. Pero en fin, después de pensar y empezar a escribir de distintos temas que al final terminaron como archivos en la bandeja de reciclaje, decidí escribir sobre cómo llegué a convertirme en mi mejor amigo, y es que hace unos días me di cuenta de que lo soy.

Raramente en la última semana he hablado con tres personas, en tiempos diferentes, sobre lo mucho que amo estar solo, porque disfruto mucho de la persona que soy en esos momentos, lo importante que es para mí y sobre lo no negociable que es el tiempo para estarlo; y es que estas tres personas coincidían en la misma idea: ¡Prefieren hacer todo con compañía! Que está bien, pero no funciona para mí. 

Cuando recién cumplí mis 18 años me fui a vivir a San José, toda mi familia quedó en una zona rural de Costa Rica y yo, un pollito, frágil, todo chiquito e indefenso empecé a vivir solo en LA GRAN CIUDAD. Mi cabeza no podía procesar lo monumental que se veía el Banco Nacional y la idea de que irme a vivir solo a semejante ciudad podría haber sido una mala idea. 

Viví años trabajando y siendo mi único soporte, áreas de mi personalidad e ideología no eran santos de mi devoción, no sabía hacer muchas cosas, todo me escandalizaba, levantarme a las 4:00 a.m. y bañarme con el agua fría de San José no me encantaba, pero lo tenía que hacer porque a mí nadie me enseñó a cambiar la resistencia de una ducha. Yo era un adolescente viviendo y esquivando el mundo de los adultos, a mi suerte. 

Mi mamá siempre fue y sigue siendo mi mejor amiga, separarme de ella fue muy duro para ambos, recuerdo llegar a mi apartamento en Kurú de Goicoechea, que estéticamente era muy bonito, por eso lo escogimos, pero que geográficamente fue un gran error, ¡MUY PELIGROSO!, pero qué sabíamos nosotros, yo solo ocupaba un lugar para vivir y llorar después del trabajo escuchando Stay de Miley Cyrus, imaginando que se la cantaba a mi mamá, y en realidad todavía lo hago si la escucho. Recuerdo que tenía un balcón desde el que se veía todo San José y se prestaba divinamente para esa sesión de melodrama. 

Publicidad:

En los primeros meses conocí lo que es la soledad, no por elección, sino porque no conocía a nadie, lo que muchas veces me hizo pensar que yo no era agradable y que hacer amigos en realidad no era uno de mis fuertes, pero también me di cuenta que esos momentos, a pesar de las lloradas que me pegaba hablando con mi mamá por teléfono, me daban la oportunidad de recurrir a mi creatividad e idear cosas para pasar el rato, y aunque a veces no hiciera nada, estar solo realmente no era un problema, ME ENCANTABA. El sentimiento de vulnerabilidad se fue desvaneciendo y le dio la bienvenida a los mejores tiempos de mi vida.

Ir al cine solo, sentarme frente al Teatro Nacional a ver la gente pasar y escribir ¨pensamientos¨ en un cuaderno, ir por un café, ocuparme solito de las responsabilidades de una persona de 18 años, como ir a Mundo Cosmético a comprar una base que en realidad fuera de mi tono, se convirtieron en mis pasatiempos favoritos. Pasados varios meses, estando expuesto a tanta gente en el trabajo, en la universidad y en general en la gran ciudad, me fui dando cuenta que en realidad el no tener amigos o pareja no era porque algo estuviera mal conmigo, sino porque de cierta manera no estaba dispuesto a perder ese privilegio de tener mi compañía. Así empezó mi historia de amor con André, que ahora con 29 años puedo decir que es el mayor éxito de mi vida.

Claro, ahora sí tengo amigos, pocos, pero sí tengo, tampoco es una historia triste, (aquí estoy todo feliz escribiendo esto, por aquello jaja). Viví mis años de locura, muchas historias que contar, creí y dejé de creer en muchas cosas, personas llegaron y se fueron, y el ciclo se sigue repitiendo, pero adivinen ¿quién siempre ha estado? ¡YO! Y seguiré estando, así como el inhalar y exhalar estuvo, está y estará hasta mi último aliento.  Es por eso que de cierta manera me agradezco por todos esos momentos que me permití estar solo, porque hicieron que me conociera, que creara mi propio criterio, que me aceptara como soy después de batallar contra todas las ideas del cristianismo en el que fui criado, que hacían que me sintiera ajeno a mí mismo, que ame sobre todas las cosas mi sentido de humor y espontaneidad, que crea en mis talentos, que crea en mi autosuficiencia y  autonomía, porque me permitió descubrir mis cualidades y defectos y trabajar en ellos de la forma en la que en su momento parecían lo correcto, pero al final fueron MIS decisiones, no las de un amigo, un familiar o peor aún, la sociedad. No estoy diciendo que nunca he seguido consejos o corrientes sociales, porque lo he hecho y lo hago, y al final de cuentas, vivimos siguiendo órdenes imaginarios, que están dentro de otros órdenes imaginarios, y cuando pensamos que salimos de uno, en realidad estamos entrando a otro y así se nos va la vida; a lo que me refiero es que me agradezco porque el pasar tiempo con el amor de mi vida le ha dado el sentido de validez a la vida que decidí llevar, porque entiendo que es mi historia y así como este ¨artículo¨ no es perfecto desde un punto de vista literario (como dije, no soy Carrie Bradshaw), yo decido qué sí lo es para mí,  cómo quiero contarla y cómo quiero ser recordado. (No sé por qué tengo ganas de llorar en este momento, she´s in her feelings). 

A lo que quiero llegar con esta historia, es que no hay nada más bonito que permitirse el conocerse a sí mismo, el tener la oportunidad de construir desde cero la relación más importante que uno puede tener en este planeta antes de volver a ser polvo, una relación que puede llevarle a vivir la vida bajo su propia definición de éxito, una relación con uno mismo. Obviamente mis circunstancias son completamente diferentes a las suyas, no todos nos vamos a vivir solos a un lugar que no conocemos, a empezar una vida de cero, pero lo que sí sé es que todos tenemos las mismas 24 horas en el día, y que todos, si nos lo proponemos, podemos poner un poquito de esfuerzo y dedicar un par de horas del día para nosotros mismos, porque solo usted sabe lo que realmente necesita para lograr ser esa persona que quiere ser y piensa que es imposible, ¿quién sabe más de usted, que usted mismo?. A veces pensamos ¨Qué chiva la gente que tiene X-Y cualidades, que sabe de esto y de lo otro¨, pero no nos damos el chance de detenernos a descifrarnos nosotros mismos, muy probablemente usted tiene ese factor X-Y, y también tiene la capacidad de aprender de ese tema que tanto le interesa, por eso su afinidad con las personas que siguen una línea parecida. Démonos el tiempo de enfrentar ese miedo que a veces da el tener que exteriorizar o retar ideas o costumbres que están bloqueando el camino a la libertad de ser quienes queramos ser, de ser esa persona a la que normalmente nos daría confianza a recurrir porque sabemos que con ellos el plan siempre va a ser perfecto.

Entonces, ¿Qué es un plan perfecto para usted? ¿Una maratón de Netflix? ¿Una noche de musiquita y vino barato? ¿Creer estar en un World Tour mientras escucha y baila la música de su cantante favorito? Como yo con Beyoncé, ¿Leer un buen libro? ¿Pasar tiempo con esa persona especial? Como yo con mi Adri. 

¿Quién es su persona favorita?

POQ